viernes, 29 de enero de 2010

Melita Denning ( Vivian Godfrey )




VISITA MI GALERÍA

http://luzdearte.blogspot.com.es/

GRACIAS


 
  
  
  
 

-->

Melita Denning: una gran Dama del ocultismo.

 Voy a escribir este post para hablar sobre Vivian Godfrey,  firmaba sus libros con el seudónimo de Melita Denning.  Poco he podido encontrar sobre su vida y de ello deduzco que se trataba de una persona bastante discreta. Lo único de lo que puedo hablar es sobre el efecto que provocó en mí su obra, que al fin y al cabo es lo que más importa.

  En la feria del libro de Madrid del año 1994 adquirí el libro “Desarrollo de los poderes psíquicos” escrito por Vivian Godfrey y su marido León Barcynski (Osborne Phillips) y puedo decir que este libro cambió mi vida, por eso recuerdo también la fecha de compra y el lugar. Leí el libro sin prejuicio alguno, algo fácil porque era bastante joven y nunca había escuchado nada de estos temas. El libro me abrió los ojos y fue verdaderamente iniciático, desde entonces me metí de lleno en el ocultismo, con muchos altibajos y desvíos del camino. Por eso agradezco a  Viviana Godfrey y su marido León Barcynski (Osborne Phillips) el haber hecho algo, que anteriormente en el ocultismo poca gente ha tenido el valor de hacer: des-velar parte de sus conocimientos en ocultismo para aplicarlos en la vida diaria. Godfrey y Barcynski fueron grandes maestros de la Aurum Solis (escuela de misterios paralela a la Golden Dawn) y reputadísimos ocultistas, y por el simple hecho de acercar el ocultismo a los profanos, y hacerlo en un lenguaje nada enrevesado les estoy agradecido.

  La fotografía la he conseguido del siguiente blog, imagino que de otra admiradora de Vivian Godfrey: 


http://womenesoterica.blogspot.com/

 Un saludo a todos. Carlos De La Herrán.


 Vivian Godfrey cambió de plano de existencia el 23 de marzo de 1997. Barcynski le dedica el siguiente escrito, publicado con su permiso por la Aurum Solis:

IN MEMORIAM 
DE
VIVIAN GODFREY BARCYNSKI

 

«¡Escribe y encuentra éxtasis en la escritura! ¡Obra y sé
nuestro lecho en el obrar! ¡Estremécete con el goce de vida
y muerte! ¡Ah! tú muerte será hermosa: quien la vea se
alegrará. Tú muerte será el sello de la promesa de nuestro
longevo amor. ¡Ven! ¡Solivianta el corazón tuyo y regocíjate!
Somos uno; somos ninguno. »
--
Liber Legis, Cáp. II, v. 66--
« Así, la Luz y la Vida serán al fin atraídas a la radiación de la Estrella única y dicha Estrella
ascenderá hasta la altura sin sombreas. »
--
La Catena Ogdoádica--
Poco después del Equinoccio Vernal [marzo, 1997], nosotros recibimos noticias de la muerte de
la muy respetada autora «Melita Denning» (Vivian Godfrey de Barcynski), hasta hace poco
Gran Maestra de la Orden Aurum Solis. La carta siguiente, datada del 25 de marzo, es de su
marido y compañero de trabajo por muchas décadas, León Barcynski («Osborne Phillips»).
Habla  más elocuentemente que algo que nosotros pudiéramos escribir sobre esta notable
mujer, y gran celebridad. Sus palabras deben inspirar a muchos, como una bella reflexión de la
realidad interna del Adepto. Ella es por fin «Bendita: Y la tierra tiene [su] canción para
siempre.»  (La carta esta publicada aquí con permiso de León.)
«Yo comparto con usted las noticias de lo pasado por mi esposa Vivian, conocida por
muchos por su nombre de escritora Melita Denning.


Ella fue admitida en el Kettering General Hospital el 28 de febrero.
Después de extensas pruebas fue encontrado que ella tenía un cáncer que había progresado avanzado mucho
para ser operable. No había sido descubierto antes porque ella no había sentido dolor.
Ella abandono el hospital el 20 marzo, de acuerdo a lo que ella deseaba que era el poder
estar en nuestra casa durante sus últimos días. Se habían instalado equipos especiales
para su cuidado, y varias enfermeras habían para su asistencia. El cáncer sin embargo,
progresó muy rápidamente y dolorosamente.


El 21 de marzo era un día común para nosotros. Ella y yo intercambiamos palabras
preciosas y secretas, una destilación alquímica de los treinta años de nuestra relación.
Esa noche, su dosificación de morfina fue aumentada, y administrada de continuo por
la jeringa.


A las 7.20 en la mañana del 22 marzo, algo imponente y muy profundo ocurrió. Aunque
muy débil y pesadamente narcotizada, Vivian salió de repente fuera de la influencia de
la morfina. Ella se sentó, y sus ojos se pusieron intensamente radiantes. Brillaba en
sus ojos una luz de reconocimiento y de bienvenida. No era para mí, o para el amigo
que estaba asistiéndome en su compañía a un lado de la cama. Vivian  estaba en un
estado de alta exaltación espiritual y la vibración de la atmósfera se estremecía. Ella
estaba percibiendo a algo, o, a alguien, maravilloso. Ella sonrió, con una sonrisa de
exquisita dulzura. Entonces suavemente ella profirió las palabras, «Yo sé, Madre. Yo
sé», y muy silenciosamente entonó una antigua oración a la Reina Celestial.


Después de esto ella cayó en coma. Ella falleció temprano, en la mañana del 23 de
marzo. En la muerte ella parecía absolutamente tranquila; muy bonita, muy
dignificada. Es de remarcar que cada artículo de vestir y los ramos de flores que habían
estado en contacto ella le dieron a su cuerpo una calida dulzura y frescura. En el cuarto
en el que ella falleció, un perfume huidizo, como el incienso, permaneció durante casi
veinticuatro horas después de su pasaje (a la otra vida).


Los doctores y enfermeras que la asistieron dijeron que ella era una mujer notable, y
muy valerosa.


Ella era una gran Luz. Yo estoy desvastado por su partida; pero también tengo dentro
de mí la alegría  de la primavera: de ella y por ella. Y yo sé, de verdad, dónde ella ha
ido, y que una nueva aventura--la mejor de todas las aventuras--ha empezado para
ella.»


¡Vale, Soror! --Fra. A.H. »
Traducción: Johannes Guilhermenn Ohlen-Schück (Aeth+Ophis)


sábado, 23 de enero de 2010

Enrique Simonet Lombardo




VISITA MI GALERÍA

http://luzdearte.blogspot.com.es/

GRACIAS



Enrique Simonet Lombardo


Padre de mi Maestro Bernardo Simonet Castro

Valencia, 1866 - Madrid, 1927 pintor e ilustrador español.


 Nació el 2 de febrero de 1866 en Valencia. Al parecer su vocación primera o de la infancia fue eclesiástica, pero la abandonó para dedicarse a la pintura. A pesar de ser valenciano de nacimiento y de que estudió en la Escuela de Bellas Artes de San Carlos de su ciudad natal, se vinculó al círculo malagueño tanto por su pronta llegada, como por su origen familiar, su formación artística y/o su actividad profesional en la ciudad de Málaga. Y también estudió en el taller del valenciano Bernardo Ferrándiz en Málaga, formando parte de la llamada escuela malagueña de pintura.

En 1887, marchó a Roma como pensionado, donde realizó La decapitación de San Pablo, hoy en la Catedral de Málaga, aprovechando su estancia para a su vez viajar por toda Italia. Visitó París varias veces y en 1890 hizo un recorrido por el Mediterráneo.

También en Roma realizó, en 1890, su obra más famosa: Anatomía del corazón, también conocida como Y tenía corazón o La autopsia. Viajó a Tierra Santa, donde se documentó para su monumental Flevit super illam; obra por la que recibió numerosas medallas, entre ellas fue primera medalla en la Exposición Internacional de Madrid de 1892, en Chicago en 1893, en Barcelona en 1896 y en París en 1900.

En 1893 y 1894 viajó a Marruecos como corresponsal de guerra de La Ilustración Española y Americana y en 1901 obtuvo la cátedra de Estudios de Formas de la Naturaleza y el Arte de la Escuela de Bellas Artes de Barcelona, donde residió a partir de entonces, aunque pasaba los veranos en Vigo.

En 1911 pasó a formar parte de la Escuela de Bellas Artes de San Fernando de Madrid y entre 1921 y 1922 fue director de la Residencia de El Paular para paisajistas. Ya que también se dedicó a la pintura decorativa y de paisajes, entre la que destacan los cuatro grandes lienzos sobre las Alegorías del Derecho, en el palacio de Justicia de Barcelona y las ocho Alegorías de las Provincias en el palacio de Justicia de Madrid.

Murió el 20 de abril de 1927 siendo catedrático de la Escuela Especial de Pintura, Escultura y Grabado de Madrid.

Entre sus obras se pueden encontrar:

La decapitación de San Pablo, 1887, (Catedral de Málaga).
Anatomía del corazón o ¡Y tenía corazón! o La autopsia, 1890, (Museo de Bellas Artes de Málaga, en depósito).
Flevit super illam, 1892, (Museo de Bellas Artes de Málaga, en depósito).
El juicio de Paris, 1904, (Museo de Bellas Artes de Málaga).


Comentarios

 Realiza obras de gran formato y de muy diferente temática. Esta sobrecogedora obra recoge el momento en el que el forense realiza una autopsia a una joven que yace sobre una mesa. El tratamiento realista del tema y su crudeza han hecho que algunos autores encasillen esta pintura dentro del realismo social; sin embargo, la obra también sobresale por su interés por los contrastes lumínicos, el detalle de la representación realista, la rigurosidad anatómica y la experimentación con elementos tan arriesgados como la profundidad del cuadro sugerida por el escorzo de la joven, por lo que debería considerarse como parte de la corriente cientifista que domina el siglo XIX. Simonet no aporta grandes novedades a su pintura, más bien las integra en el cuadro, como el fondo neutro de la habitación, el contrapeso lumínico entre la pared y la ventana, el bodegón que conforman las botellas de formol de distintos colores, rompiendo la monotonía cromática de las tonalidades empleadas en el resto de la pintura. El estudio anatómico del cuerpo de la chica es impecable, así como el tratamiento de su cuerpo en ese escorzo. Pero si hay algo por lo que destaca esta obra es por los contrastes lumínicos de luces y sombras. Se trata en suma de uno de los cuadros más interesantes de este artista, y uno de los más valorados en las colecciones del Museo de Málaga.

Anatomía del corazón
1890

 

Decapitación de San Pablo
!887

 
Decapitación de San Pablo

 

 Flevit super illam
1892


 
El juicio de paris
1904
 
 
Autoretrato
1910
 


 

 

 
 

 
 

 


jueves, 21 de enero de 2010

Bernardo Simonet Castro, Otro de mis maestros




VISITA MI GALERÍA

http://luzdearte.blogspot.com.es/

GRACIAS


Uno de mis maestros
Bernardo Simonet Castro.

Madrid, 1914 - 1995.

Pintor. Hijo y discípulo del pintor Enrique Simonet Lombardo, estudió Arquitectura y viajó por América, celebrando exposiciones en Buenos Aires y Lima.

En España, destacan sus muestras personales en las galerías Macarrón, Cid y Rembrandt, de Madrid, además de otras en Barcelona, La Coruña y Bilbao.

Fue distinguido con Tercera Medalla en la Exposición Nacional de Bellas Artes de 1950 y con el Premio de la Diputación de Zaragoza, en 1960.

En 1964, fue elegido miembro de la Academia de Bellas Artes de San Telmo.

Su obra abarca diversos estilos, desde el realismo al expresionismo, en el caso de sus paisaje, donde su sobria paleta se ve contrastada por irrupciones coloristas, así como por el especial protagonismo de la espátula.

En sus retratos y figuras femeninas o infantiles acude a un más mesurado lenguaje, en el que se distingue, no obstante, su capacidad de penetración psicológica.

Me hubiese encatado poder aportaros más imagenes de la obra de este gran artista, pero he podido encontrar poco material por internet. De todas formas aporto con mucho cariño lo que he conseguido de él.  también subire parte de la obra de su padre que también fue su maestro Enrique Simonet Lombardo.

En el tiempo que estuve bajo su enseñanza era un hombre con un gran sentido del humor, alegre, un gran artista pero mejor persona.

PARTE DE SU OBRA PICTÓRICA

Cristo roto


Músicos indios
76.2 x 66 cm.




Paisaje


Montaña con árboles
46 X 38


Bebedores de chicha 1946
150.6 x 139.7 cm


Apuntes rápidos

Apuntes rápidos

Estos son unos apuntes que hizo de forma espontanea e improvisada y  me los regalo,  los guardo con cariño.